7 eventos en vivo

¿Lujo o arte? La alta joyería reivindica su esencia en Maastricht

12 mar 2017
03h32
  • separator
  • comentarios

Más allá del valor monetario de sus piezas, la alta joyería reivindica su esencia en la feria de arte y antigüedades Tefaf Maastrich, con muestras procedentes de Hong Kong, Francia, Alemania o España, que abarcan distintos estilos y periodos históricos, desde el arte precolombino hasta hoy.

¿Lujo o arte? La española Deborah Elvira, una de las cinco galeristas que han entrado este año en el cotizado pabellón de Tefaf, tiene claro que se trata de una expresión artística, con valor histórico, que, en esta 30 edición de la feria, entre el 10 y el 19 de marzo, abarca desde las artes decorativas a la arqueología.

Una joya de pecho del siglo XVII de oro, esmalte, esmeraldas y perla barroca, es la más valiosa de la colección que presenta -unos 100.000 euros- junto a un colgante con San Juanito de marfil, oro y diamantes, del año 1700.

"Más que para lucirse, estas joyas pueden estar en la vitrina de un museo", defiende en una entrevista con Efe la especialista en joyas de época, para quien estas piezas "tienen un sitio muy destacado en el mercado del arte".

Elvira recuerda que "muchos de los grandes artistas de todos los tiempos han creado joyas" y que su coleccionismo "tiene la ventaja del tamaño y de su posibilidad de uso casi cotidiano".

Además de un arte, "la joyería es el máximo exponente de lujo (...) en un tiempo de consumo rápido y en serie", matiza.

En las casas de subastas, las ventas de alta joyería se duplicaron en 2016 en Europa continental, según el informe anual del mercado de arte que publica Tefaf.

"Ha estado representada de manera significativa en Tefaf solo desde hace unos pocos años", añade el estudio.

El coleccionismo de joyas no es exclusivo de quien quiere lucirlas o regalarlas, muchos lo hacen para exponerlas del mismo modo que harían con un Monet, y entre ellos figuran tanto particulares como fundaciones y museos.

En este mismo sentido se expresa la galería alemana Hemmerle, que presenta, entre sus joyas más destacadas, unos exclusivos pendientes con mosaicos egipcios de creación moderna pero con una mirada histórica.

"Creemos en la idea de que cada joya es una obra de arte única, cuyo valor va más allá del dinero que cuestan. La gente que compra estas piezas no lo hace por dinero o por inversión, simplemente por su valor artístico", explica el responsable del estand de la firma, Tefkros Spohocleous, quien se resiste a dar el precio de una sola de sus piezas.

Las joyas expuestas en Tefaf pueden ir desde unos pocos miles de euros a varios millones.

Un espectro "muy amplio y para todos los gustos", según la relaciones públicas de Van Cleef & Arpels, Mary-Ethel Simeonides, quien defiende que "una joya no es solo sinónimo de lujo".

"Hay mucha gente que podría comprar esto, pero no todo el mundo puede ni sabe llevarlo. Estas piezas son para mujeres elegantes y con mucha clase", afirma Simeonides.

La firma parisina es una de las casas contemporáneas francesas que, junto a Chopard o Reza, lucen grandes piezas pobladas de diamantes, y, en Tefaf, conviven con pequeñas galerías como la de Deborah Elvira, donde la artesanía y el coleccionismo buscan defender su valor propio.

En las vitrinas de las grandes firmas se veían huecos vacíos, sinónimo de la venta de decenas de creaciones, cuyo espacio se rellena con nuevo material al día siguiente, aunque los organizadores no han hecho públicos los datos.

Unas transacciones que forman parte de la atmósfera de Tefaf, donde, aunque invisibles, se siente el intercambio de miles de billetes, entre burbujas de champán y refinadas ensaladas de algas.

Aunque algunos marchantes se empeñen en negarlo, entre los compradores de joyas sí está quien quiere ver y ser visto, con un frecuente perfil de hombre adinerado dispuesto a conceder un "capricho" a una mujer deseosa de lucirlas.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad