1 evento en vivo

El Volvo 262C cumple 40 años

Diseñado en Suecia y fabricado en Italia, el Volvo 262C cumple 40 años.

15 mar 2017
17h01
  • separator
  • comentarios

Hace 40 años, Volvo dió un profundo cambio acerca de la percepción de los objetivos de la marca. El Volvo 262 Coupé causó una gran impresión y se vendió significativamente mejor de lo que se esperaba a pesar de que costaba casi el doble del modelo básico de la serie 200.

Foto: Volvo

El Volvo 264 se presentó en el otoño de 1974 y dos años después llegó el momento para lanzar su versión en seis cilindros, el 265. Pero esto no fue el final de la historia, en marzo de 1977, durante la celebración del Geneva Motor Show, vio la luz el que posiblemente fue la versión menos esperada, un coupé de dos puertas con los pilares de las ventanas muy inclinados  y la altura del techo reducida en 60 milímetros. Para que la línea se viera más pulcra se eliminaron las ranuras de la llanta de refacción pero el resto de la carrocería se mantuvo sin cambios.

Pero lo que le dio al 262C el éxito, se puede encontrar en sus interiores que presentaban una lujosa combinación de piel y maderas finas. Los asientos, cabeceras, los paneles de las puertas e incluso la curva de las agarraderas estaban forradas en piel.

En 1973, cuando el Volvo 1800ES fue descontinuado, no había un digno sucesor para el lugar del deportivo de mayor rango. El CEO de Volvo, Pehr G. Gyllenhammar identificó esta situación como un problema potencial ya que para la marca era de vital importancia contar con un vehículo de esta clase dentro de su cartera de exportación hacia los Estados Unidos y un cupé de lujo parecía ser la solución más idónea en lugar de buscar otro deportivo.

Jan Wilsgaard, diseñador en jefe de Volvo, hizo algunos bocetos para definir las formas de este nuevo vehículo pero nunca se llegó a la etapa de construcción del modelo en arcilla, él usó un Volvo 164 que había sido empleado por la marca para probar nuevos interiores. Este auto se le entregó en Turín a la compañía de diseño del italiano Sergio Coggiola, en donde la carrocería de cuatro puertas de reconstruyó para convertirlo en un dos puertas con un techo más bajo. El toldo estaba forrado en vinyl y los pilares C fueron adornados con tres coronas (el símbolo heráldico de Suecia). Posteriormente las tres coronas fueron sustituidas por unas más grandes cuando se llevó a producción y este detalle es una de las pocas diferencias entre el modelo de producción y el prototipo.

Foto: Volvo

Inicialmente, el motor del 262C era un V6 de 2.7 litros y 141 hp y era compartido por las otras versiones de la serie 260, fue desarrollado de manera conjunta con Peugeot y Renault y se fabricó en Douvrin, en Francia bajo los auspicios de la compañía Société Franco-Suédoise de Moteurs-PRV. El nombre que Volvo dio a este motor fue B27E y gracias gracias a que los bloques del motor y las cabezas de los pistones estaban hechos de aluminio el motor pesaba menos de 150 kilos.

A pesar de ser un muy buen producto, se fabricó en pequeñas cantidades ya que no cabía en los planes de la planta de Volvo en Gothenburg. Por esta razón, su ensamble final se llevó a cabo las instalaciones de la firma italiana Carozzeria Bertone, quienes también fabricaban la limusina 264TE. Las piezas fueron enviadas a Turín para ser modificadas, pintadas y ensambladas en productos finales. Una pequeña placa en la orilla del parabrisas indicaba que Bertone había fabricado este auto.

Durante sus primeros años, el 262 únicamente estaba disponible  en color plata metálico con toldo de vinyl negro, pero en 1979 también estuvo disponible en color oro metálico con toldo forrado en vinyl. Ese año, todos los modelos de la serie 200 de exhibición recibieron una nueva parte trasera con una nueva cajuela. Las luces traseras también eran nuevas y curvadas para seguir la forma de la carrocería. En 1980 los colores negro y azul claro metálico fueron eliminados. En los Estados Unidos, a partir de este mismo año, el modelo se vendió como Volvo Coupé.

Foto: Volvo

El modelo/año que sobresale más, también fué el último. En 1981, la serie 200 fue sometida a una profunda actualización con defensas más esbeltas y un nuevo juego de luces. El B27E, se convirtió en el B28E al tiempo en que el motor creció en términos de cilindrada y se le añadieron 14 hp. La nueva combinación de colores consistió en un duotono en oro y nougat.

La meta era de fabricar 800 unidades por año pero la demanda fue mayor. y finalmente las cifras de producción alcanzaron el doble de la cantidad considerada originalmente. Cuando los últimos autos fueron vendidos en 1981, ya se les consideraba como coleccionables. En total, se fabricaron 6,622 unidades entre 1977 y 1981.

No fue sino hasta 1985 que el sucesor del 262C, el Volvo 780 fue presentado. La colaboración con Bertone siguió pero el 780 fue diseñado y construido en Italia.

Foto: Volvo

LO MÁS VISTO EN TERRA TV:

Terra

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad