Salud

publicidad
12 de diciembre de 2012 • 12:55 PM

Natamicina supera a voriconazol en tratamiento de queratitis fúngica

Científicos aseguran que el uso tópico de natamicina, un fármaco que existe hace años, es más efectivo que la aplicación de voriconazol en el tratamiento de la queratitis fúngica filamentosa.

De hecho, suspendieron su ensayo clínico debido al aumento de las perforaciones y las queroplastias penetrantes terapéuticas en los pacientes asignados al azar al tratamiento con voriconazol.

"No podemos recomendar la monoterapia con el fármaco más nuevo, voriconazol de uso tópico, para el tratamiento de la queratitis fúngica filamentosa", sostiene el equipo en el artículo publicado en Archives of Ophthalmology.

"A veces, el tratamiento estandarizado (natamicina) es tan efectivo como los medicamentos más modernos", dijo el autor principal, doctor Thomas M. Lietman, de la University of California en San Francisco.

Pero el beneficio de la natamicina fue evidente sólo para los casos causados por el hongo Fusarium. "En otros casos, no pudimos demostrar una diferencia estadística", dijo Lietman. Por otro lado, agregó: "No hallamos un subgrupo de casos en los que el voriconazol fue estadísticamente más efectivo que la natamicina".

Para realizar el Estudio sobre Tratamientos de Ulceras Micóticas (MUTT, por su nombre en inglés), el equipo de Lietman reunió a 323 pacientes con queratitis fúngica de tres hospitales de India y uno de Estados Unidos. Al azar, les administró un tratamiento tópico con natamicina o con voriconazol.

Antes de suspender el estudio, la mejor agudeza visual corregida (MAVC) a las tres semanas fue de 1,1 líneas menos con voriconazol que con natamicina, según publica el equipo en Archives of Ophthalmology.

A los tres meses, los pacientes tratados con voriconazol respondieron 1,8 líneas peor que el grupo tratado con natamicina.

La MAVC mejoró 4,1 líneas con natamicina frente a voriconazol en los pacientes infectados por Fusarium, pero no se observó una diferencia significativa en el MAVC entre ambos tratamiento en esa población.

Más pacientes tratados con voriconazol (el 60 por ciento) que con natamicina (el 8 por ciento) siguieron con resultados positivos para el hongo en los análisis de cultivo a los seis días.

Asimismo, los pacientes infectados por Fusarium (pero no el resto) se curaron más rápido y fueron menos propensos a sufrir perforaciones o necesitar un trasplante si habían recibido natamicina.

En el ensayo no se utilizó la forma oral de voriconazol, que se está evaluando en el estudio MUTT II, "que debería finalizar en la primavera del 2014", indicó Lietman.

El Instituto Nacional del Ojo, la organización Than Man May See, el Consorcio Harper/Inglis, la Fundación para la Investigación de Asia del Sur y la organización Investigar para Prevenir la Ceguera financiaron el ensayo MUTT. Alcon y Pfizer donaron, respectivamente, los fármacos natamicina y voriconazol.

FUENTE: Archives of Ophthalmology, online diciembre del 2012

Reuters en español Reuters - Esta publicación incluye información y datos que son de propiedad intelectual de Reuters. Queda expresamente prohibido su uso o el de su nombre sin la previa autorización de Reuters. Reservados todos los derechos.