Saber vivir con alergias

publicidad
27 de septiembre de 2012 • 10:14 AM

Guía para una visita exitosa con tu doctor

Foto: Alergias

Si eres como muchos padres de familia, querás tener un papel activo en la atención médica de tu hijo, sabes que la salud de tu niño(a) está en tus manos, el médico te dará consejos e instrucciones, y siempre puedes llamar al consultorio si necesitas más ayuda, pero eres tú quien debe manejar los problemas que se presenten día con día.

En muchos casos, podrás sentirte como si no tuvieras apoyo, sin embargo, tú conoces a tu niño(a) mejor que nadie y si aprovechas este conocimiento, puedes convertirte en un participante activo en su plan de tratamiento.

Manteniéndote involucrada y colaborando muy de cerca con el pediatra, puede ser la mejor forma de atender los problemas respiratorios de tu niño(a).

Una parte importante en esta colaboración es la comunicación, la manera en que el pediatra y tú aprendan a comunicarse entre sí, determinará en gran medida el que se llegue a la raíz del problema de tu niño(a) y que se prescriba el tratamiento adecuado, aunque esto toma tiempo y esfuerzo de ambas partes.

Hemos reunido aquí algunos consejos y herramientas que pueden ayudarte a forjar una alianza exitosa con el médico de tu niño(a), aprenderás a reconocer los signos de alerta y cuándo llamar al doctor, también recibirás consejos acerca de cómo hablar con el doctor usando en parte, las notas que tomarás en un diario especial de síntomas.

Cómo Hablar con el Doctor

Es bastante común estar de prisa cuando llevas a tu niño(a) a consulta con el pediatra, pudiera ser que te sientas presionada, intimidada o confundida con la terminología médica, o tal vez estés distraída con tu niño activo y ruidoso y el pediatra realmente tenga mucha prisa.

Todos estos retos pueden impedir la comunicación mientras te encuentras ahí.

Sin embargo, te toca a ti aprovechar al máximo el tiempo que estés con el doctor.

A continuación te presentamos algunos consejos generales para comunicarte con el médico.

Prepárate para cada visita con anticipación.

Ten presentes tus inquietudes y estarás preparada para discutirlas mejor, anota tus dudas antes de la consulta médica.

Haz tantas preguntas como sea necesario hasta que estés segura de entender bien las respuestas.

Escribe tanto las respuestas como las instrucciones que te dé el doctor.

Ofrece retroalimentación al doctor. Él o ella cuenta contigo para saber qué funciona y qué no en el plan de tratamiento de tu hijo.

Cuándo Llamar al Doctor de su Niño

Como todo padre de familia cariñoso, querrás colaborar de cerca con el médico de tu hijo(a), esto se hace más evidente cuando tu niño empieza a tener problemas respiratorios severos, si los síntomas de tu niño empeoran, es importante llamar al doctor inmediatamente.

Algunos elementos en el medio ambiente llamados factores desencadenantes pueden ser los responsables del inicio de problemas respiratorios de tu niño, cuando ha sido expuesto a estos elementos, el resultado puede ser un episodio de tipo asmático con síntomas tales como tos, respiración sibilante y dificultad para respirar.

Toma la Prueba de Factores Desencadenantes para darte una idea de qué es lo que acecha a tu niño en su medio ambiente.

Algunas veces lo que empieza como un retroceso leve, puede convertirse en sintomatología más severa que te avisa que tu niño(a) necesita recibir atención de emergencia.

Los signos de alerta no son iguales para todos, cuando sepas cuáles son los signos de alerta que presenta tu niño y cómo debes actuar al respecto, estarás mejor preparada para evitar una crisis aguda o un ataque de asma.

Tan pronto como tu niño empieza a mostrar síntomas de tipo asmático, asegúrate de seguir tu Plan de Acción de Pulmi para el Asma junto con las instrucciones del doctor para saber cómo responder.

Si tu niño(a) empieza a presentar cualquiera de los síntomas que se mencionan a continuación, pudiera ser que sus problemas respiratorios están empeorando, así que debes tomar acción rápidamente.

Una baja en el número de exhalación en el medidor de flujo máximo de tu niño (generalmente los niños menores de 4 años no pueden hacer esta prueba)

Tos crónica especialmente durante la noche

Dificultad tanto al inhalar como al exhalar

Opresión en el pecho

Respiración más rápida que lo normal

Quedarse sin aliento más facilmente que lo usual

Debilidad

Dolor, aspereza, o comezón en la garganta

Recrudecimiento del eczema (piel seca)

Fiebre

Respiración sibilante

Dolor de cabeza

Si tu niño(a) aún no ha recibido un diagnóstico de asma o de problemas respiratorios de tipo asmático, pero empieza a presentar los signos de advertencia que se han descrito anteriormente, asegúrate de llamar al doctor cuanto antes.

Aunque la salud de tu niño(a) se encuentre estable, debes mantenerte en contacto con su médico, el doctor y su personal pueden ser los expertos a quienes consultes respecto al control y tratamiento de los problemas respiratorios de tu niño(a).

Si tienes problemas con el tratamiento o la resistencia de tu niño(a) a tomarlo, el doctor puede darte sugerencias que a ti no se te habían ocurrido.

Guía de Preguntas para la Visita al Doctor

Marca las cajas junto a los puntos que quieras discutir con el pediatra durante la visita médica, luego imprime esta página y lleva esta guía a tu siguiente cita para ayudarte a recordar los asuntos que necesitas reportar.

Antes de la visita

Prepara una lista por escrito con las preguntas y preocupaciones de las que quieres hablar.

Toma un tiempo para pensar acerca de los asuntos o preguntas que son más importantes para ti y planea hablar de eso primero.

¡ Investiga!

Si tu niño(a) está sufriendo de un problema de salud específico o quieres saber más acerca de otras medicinas o tratamientos, investiga todo lo que puedas antes de la visita.

Te ayudará a encontrar respuestas a tus preguntas específicas.

Prepara tus respuestas a algunos de los temas que tu pediatra pudiera querer tocar: los síntomas respiratorios de tu niño(a), su respuesta al tratamiento, lo que puedas saber acerca de los disparadores a los que es sensible tu niño(a), etc.

Durante la visita

Haz preguntas, a continuación encontrarás una listade posibles temas:

¿ Debería preocuparme por los problemas respiratorios actuales de mi niño(a)?

¿ Debería estar pendiente de algún síntoma de tipo asmático en particular?

¿ Cuándo puedo manejar las cosas por mí misma(o), y cuándo debo llamarlo(a)?

¿ Qué clase de cambios tengo que hacer en el medio ambiente de mi hijo(a)?

¿ Debe mi niño(a) seguir tomando el tratamiento respiratorio o las medicinas que hemos estado usando?

¿ Cuáles son los beneficios de este tratamiento respiratorio y cuánto tiempo lo necesitará?

¿ Existen riesgos o efectos secundarios debidos a este tratamiento a los que deba estar al alerta?

¿ Qué tan pronto deberían mejorar los síntomas de tipo asmático de mi niño(a)?

¿ Qué otras opciones tiene mi niño(a) en cuanto a tratamientos respiratorios?

Asegúrate de entender todas las respuestas y explicaciones de tu pediatra, si no es así, continúa haciendo preguntas al pediatra o a su personal hasta que finalmente entiendas,toma notas si eso te ayuda a entender y recordar.

Informa al pediatra qué funciona y qué no del plan de tratamiento respiratorio de tu niño(a).Pídele al pediatra folletos o instrucciones por escrito.

Después de la visita

Revisa tus notas y cualquier información escrita que se te haya dado, si tienes cualquier pregunta, llama al consultorio del pediatra y obtén las respuestas.

Asegúrate de entender exactamente lo que debes de hacer.

Continúa hablando con el pediatra cuando surjan nuevos temas o si tu niño(a) desarrolla otros síntomas respiratorios.

Si te sientes muy presionada(o) durante la consulta normal o la llamada telefónica para obtener respuestas, piensa en hacer una cita con el pediatra exclusivamente para aclarar cualquier duda o pregúntale si te puede llamar después de las horas de consulta.

Recuerda, la buena comunicación empieza contigo, la clave para que tu niño(a) reciba el mejor tratamiento posible para su condición, está en darle al pediatra la información completa, directa y a tiempo.

Terra