publicidad
22 de diciembre de 2011 • 10:35 AM • actualizado a las 10:49 AM

Alimentos que favorecen o perjudican el proceso digestivo

Algunos alimentos facilitan el proceso digestivo, otros pueden complicarlo y generar algunas molestias, el diario Huffington Post elaboró una lista con sus recomendaciones.

Foto: Getty Images
 

En la teoría, nuestro cuerpo debería aceptar cualquier tipo de comida, sin embargo, algunos cambios en el proceso digestivo y en la preparación de algunos alimentos, como los fritos, sumados al estilo de vida sedentario, hace que el estómago no reaccione bien a todo lo que consumimos.

Lo más recomendable es evitar algunos tipos de comida, como los cortes de carne muy grasosos, apoyando esto la página web del diario Huffington Post elaboró una lista que indica cuales alimentos favorecen y cuales perjudican el buen funcionamiento del aparato digestivo.

Frituras: Las comidas fritas sobrecargan el estómago cusando acidez. Los alimentos ricos en grasas pueden causar una rara enfermedad que consiste en el exceso de grasa en la heces. Personas con síndrome de intestino irritable deben alejarse de este tipo de comida incluyendo las que contienen mantequilla o crema.

Picantes: Los picantes pueden disminuir la presión del músculo del esófago en la parte inferior permitiendo que los ácidos del estómago regresen causando o empeorando el reflujo, por eso este tipo de productos no son recomendados para las personas que tienen acidez crónica.

Lácteos: La ingesta de calcio es importante en la dieta diaria y es fácil de suplir consumiendo queso y yogur, sin embargo, quien tiene intolerancia a la lactosa, puede presentar síntomas como diarrea, gases, hinchazón abdominal y cólicos.

Alcohol: El alcohol relaja el cuerpo y el esfínter esofágico pudiendo causar reflujo. Beber alcohol puede inflamar el revestimiento del estómago, perjudicando la producción de algunas encimas e impidiendo que los nutrientes sean absorbidos. En exceso, el alcohol puede causar dierra y cólicos y los síntomas pueden empeorar para los que sufren de algún desorden gastrointestinal. El consumo de alcohol moderado no causa irritación en el sistema digestivo y se recomienda máximo beber dos copas para los hombre y una para las mujeres.

Frutas Rojas: Las frutas rojas como las moras y las frambuesas hacen bien a la salud, pero algunas de ellas puede representar un problema para las personas que sufren de diverticulitis que es una inflamación que ocurre en el intestino grueso. Aunque todavía no existen pruebas científicas, algunos indicios apuntan a esta reacción negativa. Para quien tiene el problema, puede probar si semillas como la de girasol o la calabaza le producen algún tipo de malestar intestinal, si es así, es mejor abstenerse de estas frutas.

Chocolate: Un estudio realizado en 2005 sugiere que el chocolate puede ser un problema para quien tiene síndrome de intestino irritable. Los especialistas han indicado que el chocolate por sí solo puede no ser la causa del malestar, quien es alérgico a los lácteos puede tener problemas con la leche que contienen los chocolates y también la cafeína que contiene este alimento puede estimular los dolores estomacales y la diarrea.

Maíz: El maíz es rico en fibra, pero también contiene celulosa, un tipo de fibra que el cuerpo humano no logra procesar fácilmente, por eso, puede producir un poco de indigestión.

Yogur: El yogur contiene bacterias saludables que ayudan a reponer la flora intestinal y es un alimento que auxilia en el proceso digestivo.

Carnes Magras: Si quiere comer un trozo de carne, prefiera pollo, pescado o carnes rojas magras, que son digeridas más fácilmente y no aumentan el riesgo de cáncer y colesterol.

Granos Integrales: Los alimentos integrales son buena fuentes de fibra y ayudan a la digestión. También ayudan a bajar los niveles de colesterol pero pueden causar inflamación, gases y otros malestares en personas con intestino irritable y en aquellos que tienen intolerancia al gluten.

Bananos: El banano ayuda en la restauración de la función normal del intestino, especialmente para quien tiene diarrea, contribuye también para el proceso digestivo y aporta potasio al organismo.

Jengibre: Puede ser usado en infusiones para aliviar las náuseas, el vómito, los mareos, la perdida del apetito y los cólicos. Sin embargo, debe ser consumido con moderación pues el consumo diario de más de cuatro gramos puede provocar acidez.

Café o Té: Estas bebidas relajan el esófago, que mantiene el ácido estomacal dentro del estómago, también pueden actuar como diuréticos y causar cólicos.

Terra