publicidad
04 de enero de 2013 • 08:05 AM

Tintes naturales, el secreto para un cabello sano

Foto: Camille Albane
 

Luis Miguel Vecina, experto en el dominio de las técnicas de coloración, consigue mezclas personalizadas de forma que se adapten por completo a cada una de sus clientas.

Cada tinte, cada reflejo o cada mecha es diferente a cualquier otra. Solo necesita un pequeño recipiente para realizarlas con texturas y colores de ingredientes extraídos de la Naturaleza: proteínas de trigo, alginatos de algas, hojas de índigo, raíces de ruibarbo y ratania, café, henna o cáscaras de avellanas pulverizadas, forman parte de la extensa paleta de color. Estas fórmulas exclusivas se convierten en realidad en tratamientos capaces de colorear el cabello al mismo tiempo que lo cuidan y protegen. 

 
Al ser aplicadas, proporcionan a cada fibra capilar un filme protector de pigmentos naturales que no atacan la estructura del cabello y le dejan un brillo intenso y más cuerpo.
 
Se trata de emulsiones vegetales personalizadas profesionalmente que solo están disponibles en determinados salones de peluquería especialmente indicados para evitar las reacciones alérgicas y para quienes desean un color de pelo extraordinariamente natural sin necesidad de tener que decolorarlo.
 
Su ritual de ungüentos no se olvida del cuero cabelludo: "Cada cabello descansa sobre un folículo piloso, la estructura cutánea más dinámica y activa de todo el organismo que necesita funcionar correctamente porque de lo contrario, el cabello no crecerá sano o incluso no nacerá".
 

 
Para remediarlo aplica una colección de arcillas minerales ricas en magnesio, silicio, potasio, hierro y fosfatos mezcladas con aceites esenciales como el ylang-ylang, la camomila, el vetiver o el sándalo indicadas para resolver cada uno de los problemas concernientes al cuero cabelludo: exceso de sebo, caspa, dermatitis o foliculitis, algunos de ellos provocados o agravados por el abuso de las fuentes de calor: secador, plancha y tenacillas o simplemente por estados de estrés, nerviosismo o ansiedad. 
 
Todos ellos pueden dulcificarse a través de estas cataplasmas que van acompañadas por un terapéutico masaje de digitopuntura inspirado en la Medicina Tradicional China con un resultado de relajación añadido que nunca viene mal.
 
 
Terra