Amor y sexo

publicidad
10 de junio de 2013 • 08:55 AM • actualizado a las 11:44 AM

Las 10 preguntas que nunca deberías hacerle a un hombre

Si no quieres que te diga lo que no quieres oír, si no quieres que te hunda la autoestima, si no quieres que salga corriendo… no lo preguntes ninguna de las cuestiones que contamos. Para no meter la pata, acuérdate siempre del refrán “en boca cerrada…”.

Foto: Getty Images

Que las mujeres hablamos más que los hombres no es un mito… Un reciente estudio de la Universidad de Maryland (Baltimore) ha encontrado las causas de la locuacidad femenina: FOXO2 o la “proteína del lenguaje”, de la que las féminas tienen un 30% más que los hombres. Como seguramente te costará mucho hablar tan poco como ellos, al menos ten cuidado con lo que dices si no quieres echar por tierra tu relación.

Aquí tienes las diez preguntas que deberías pensar bien antes de hacérselas:

1. ¿Me hace gorda? No, ellos no saben que lo que siempre tienen que contestar, te quede como te quede la ropa, es que estás delgadísima. Los hombres son muy directos, les gustan las preguntas claras y las respuestas claras, ellos nunca van a ser tan diplomáticos como tú. Si no quieres que te baje la autoestima, no le preguntes si te sobran unos kilos… Y si lo haces, tómate la respuesta con humor, eso no quiere decir que no le gustes.

2. ¿Con cuántas mujeres has estado? Es decir, ¿cuántas relaciones y cuántas aventuras has tenido?. Sí, las mujeres queremos saberlo todo. Si no quieres asustarte y empezar a sentir celos retroactivos e inseguridad, ¡no se lo preguntes! Además, según los psicólogos, los hombres suelen mentir mucho al respecto (entre ellos exageran y a sus parejas les dicen que son menos para no parecer unos golfos).

3. ¿Cuál de mis amigas te parece más atractiva? Si le haces esta pregunta y te contesta, estás perdida… Si las relaciones entre mujeres ya son complicadas de por sí, imagínate si empiezas a sentir celos de alguna de ellas. Insistimos, no lo hagas: si te contesta que ninguna, te estará mintiendo, y aunque simplemente te señale cuál es la más guapa, sin ninguna intención erótica, a ti te hará imaginar cosas raras. Psst. Cuidado si él mismo, sin que tú se lo preguntes, te habla del buen cuerpo que tiene alguna de tus amigas, de lo guapa o lo interesante que es…

4. ¿En qué estás pensando? Es una de las preguntas que más les hacemos y que más les molestan. Aunque no te lo creas, cuando te dicen que “en nada”, la mayoría de las veces es verdad, o al menos no están pensando en nada trascendente. Como seguramente tú se lo preguntes para saber si está pensando en ti, ahórrate la decepción y no le agobies insistiendo. A ellos les gusta ver la tele, tumbarse en el sofá, o jugar con su tablet ¡sin hablar! Déjale su espacio, respeta sus “tempos” y será mucho más comunicativo cuando estéis haciendo algo juntos.

5. ¿Te parece guapa Gisele Bundchen? Sinceramente, lo extraordinariamente raro sería que te contestase que no… La costumbre de preguntarle qué le parece cada mujer que sale en la tele, que ves en el cine o por la calle puede traerte muchos problemas de autoestima y enfados injustos con él. ¿Es que a ti no te parecen atractivos George Clooney, Matt Boomer o Brad Pitt? ¿Y crees que por pensar eso te gusta menos tu pareja? No es que no puedas preguntarlo nunca, todos sentimos curiosidad, pero si es algo recurrente en ti puedes acabar comparándote con todas y crearte complejos innecesarios.

Foto: Getty Images

6. ¿Me quieres? Es otra de las preguntas con las que solemos asaltar a los hombres, muchas veces nada más conocerles o después del primer encuentro sexual. Y no, nadie puede querer a alguien a quien acaba de conocer ni se enamora uno tan rápido. Preguntarle eso le agobiará e incluso puede hacer que huya de ti si piensa que quieres atraparle. Aun tratándose de tu pareja, no se lo preguntes, eso es algo que cada uno debe decir cuando lo sienta. Aunque te quiera mucho, después de una discusión, un día de estrés o cansancio nadie tiene ganas de andarse con romanticismos.

7. ¿Por qué rompiste con tu ex? Otra pregunta inapropiada, sobre todo si va seguida de “¿lo tienes superado”? En general, los hombres son mucho más reservados, necesitan tiempo para coger confianza y hablar de ciertas cosas. Ser demasiado cotilla o inquisitiva con su pasado sentimental seguramente hará que no te vuelva a llamar, sobre todo si opinas demasiado al respecto. Ser cauta respecto a sus anteriores relaciones te hará parecer mucho más atractiva para él.

8. ¿Quieres tener hijos? Esta es una pregunta que tienes todo el derecho del mundo a hacer, pero nunca en una primera cita (a no ser que la conversación os lleve de forma natural hacia ese tema) no al principio de la relación. A cierta edad (por tu parte y por la suya) muchos hombres sienten que quieren cazarles para hacerles padres. Que te conteste que no, no quiere decir que no los quiera tener, sino que no en ese momento y seguramente tampoco con alguien que va tan rápido.

9. ¿Cuánto ganas? Ésta es una pregunta de mal gusto para cualquiera y absolutamente prohibida en una cita. Si le preguntas eso parecerás una interesada y desconfiará de ti. Y en el caso de que gane poco, preguntarle por sus ingresos le hará sentir muy incómodo, sobre todo si tú ganas más que él.

10. ¿No sabes hacerlo mejor? En general, los hombres necesitan que les engorden el ego. Subirles la autoestima es una de las claves para que estén contentos en una relación. Criticarle cuando cocina mal, limpia mal o hace mal el amor (¡sobre todo esto último!) será una pelota que se irá convirtiendo una bola de nieve con la que al final te chocarás. Ese tipo de preguntas retóricas no harán sino crear mal ambiente, ponerle de mal humor y hacer que le acabe dando pereza estar contigo.

Conoce más a fondo sobre el comportamiento masculino y aquellas cosas que los pueden sacar corriendo de una relación a continuación. 

Terra