Moda

publicidad
11 de abril de 2013 • 08:48 AM

Las tendencias más raras de la temporada: ¿te atreves?

Chaquetas rotas que parecen sacadas de un basurero, ropa plástica pensada para una Barbie de tamaño real, faldas deconstruidas o tops reducidos por un rayo a la mínima expresión. Raras avis vistas en las pasarelas de todo el mundo que llegan a la calle. ¿Hasta dónde serías capaz de llegar por ir a la moda? Descúbrelo.

 

Muñeca de porcelana

Hace unas semanas ya te avanzamos que el estilo Oriental iba a ser uno de los triunfadores de la temporada pero continúan saliendo nuevas variantes: si ya te parecía imposible imaginarte vestida con un kimono y una cazadora de cuero (choque de culturas), hay un estampado que va ganando cada vez más adeptas: es ese estampado a medio camino entre la vajilla buena de tu madre y las tazas de porcelana de tu abuela. Es ese print porcelanesco con el que no pasarás desapercibida. Como puedes ver en la galería, Roberto Cavalli apuesta por él y Suite Blanco lo pone a tu alcance a un precio más que asequible.

Foto: Burberry

Y si pensaste que ya no volverías a jugar a las muñecas, te equivocabas porque esta primavera-verano la moda Barbie Girl llega en forma de chaquetas, trenchs, bolsos, zapatos y toda clase de complementos. El armario de la popular muñeca se hace real a través de prendas plásticas a medio camino entre el PVC y el plexiglás. Colores flúor y materiales transparentes para que puedas convertire en una auténtica chica Mattel.

Y aunque parezcan de juguete, las gafas de madera son el auténtico hit de esta primavera-verano. Si quieres hacerte con un par de ellas, no puedes dejar de pasar estas dos marcas con ADN español: Palens y Woodglass.

¡Cuidado con los noventa!

Es sin duda uno de los revival que más controversia está generando, quizá por la cercanía a una década que fue todo un ejemplo del "todo vale". Si ya venimos avisando que la tendencia de llevar el ombligo al aire (los famosos top crop) trata de hacerse hueco, ahora le toca el turno a los pantalones de tiro alto (made in Cachuli) y los tops con los hombros al descubierto. A pesar de que ninguna de las tendencias nos acaba de convencer, a la hora de llevarlas, sé prudente. Más vale apostar por un estilo sobrio que pasarse de moderna.

Del mismo modo, las chaquetas se deconstruyen y aparecen sin mangas, como si se las hubiésemos cortado a una vieja blazer de nuestro padre. El estilo masculino se vuelve homeless con piezas que ni son chaqueta, ni son chaleco. Y como ya estarás cansada de ver en los escaparates de tu ciudad, las rayas noventeras en blanco y negro también están aquí para quedarse toda la temporada. Nuestro consejo: mejor llevarlas en pequeñas dosis, nunca en total look. Corres el riesgo de parecer una caricatura de Beetlejuice. Moda sí, pero con cabeza. Nunca lleves algo con lo que no te sientas identificada.

Terra Terra