Familia

publicidad
11 de marzo de 2013 • 09:42 AM • actualizado el 23 de abril de 2013 a las 10:54 AM

Tips para mamás que regresan a trabajar

Si estás a punto de reincorporarte a tus actividades laborales, vale la pena que eches un vistazo a las siguientes recomendaciones

Es indudable que una madre en activo necesita mucho talento organizativo.
Foto: Getty Images
 

“En realidad, la expresión ‘volver al trabajo’ es falsa, puesto que tu puesto de trabajo, tal y como lo conocías, y la rutina correspondiente, ya no existen. No tiene nada que ver si, como mujer sin hijos, te habías dedicado a tu carrera profesional y al estado de tu cuenta bancaria, con que, además, haya que controlar la varicela y tener presente el horario de la guardería”, explica Stephanie Schneider, autora del libro 'Los secretos de la madres felices', de Editorial Oniro y agrega: “Es indudable que una madre en activo necesita mucho talento organizativo”.

Así que si estás a punto de reincorporarte a tus actividades laborales, vale la pena que eches un vistazo a las siguientes recomendaciones que comparte la autora y que pueden hacer que tu adaptación a esta nueva etapa sea más rápida de lo que esperas:

Aprende a pedir ayuda, si tienes la fortuna de tener personas a tu lado, padres, hermanos o amigas, que pueden auxiliarte para algunas situaciones como es surtir la lista del supermercado, no dudes en hacerlo.

Si has decidido que vaya a una guardería, considera no sólo las instalaciones y el personal, también los horarios, actividades y el tiempo de traslado de tu trabajo al centro infantil.

Asegúrate de tener espacio libre en tu casa, así como de desprenderte de todo aquello que ya no necesitan y utilizan, de este modo será más fácil mantener el orden y la limpieza.

No tengas miedo de tomar decisiones equivocadas, esto incluye desde la elección de la marca de ropa, tipo de juguetes, productos de higiene, etc., la sugerencia es mantén una actitud reflexiva y ante la duda, infórmate.

Ideas + ideas

Lo adecuado es que logres hacer más eficiente el tiempo y aproveches al máximo los recursos con los que cuentas, sin olvidar la palabra seguridad. Por lo que te aconsejamos cuando vayas a tu oficina, lleves contigo algún calzado adicional - los tenis son perfectos- para que cuando sea necesario, guardes los tacones y así no pongas en riesgo la integridad de tu bebé al caminar, subir y bajar escaleras mientras lo traes en los brazos.

No hay razón por la que debas renunciar al uso de los aretes, si bien es cierto que es peligroso usarlos largos cuando el bebé es pequeño ya que él los puede jalar o bien pueden atorarse sus deditos o ropa, optas por aquellos pequeños y pegados al lóbulo. En lo que respecta a los collares y pulseras, lo recomendable es que evites su uso por un tiempo, pues implican un riesgo similar que los aretes largos; ten presente que sólo es una etapa y en menos de lo que piensas podrás usar sin peligro alguno la joyería que te tanto gusta.

Finalmente, dos ideas más: Trae contigo un directorio telefónico lo más completo posible con todos los números (celular y fijo) de cada uno de los contactos que puedes necesitar en cualquier momento: Guardería, personas de apoyo, pediatra, farmacia, supermercado, tintorería, etcétera, esto te será de gran utilidad. La segunda es que uses una sola agenda tanto para la organización de tu hogar como para la oficina, de este modo tendrás el panorama completo de las tareas y citas pendientes.

“Tus hijos notarán si tu trabajo significa algo para ti. Muéstrales que vale la pena defender algo contra viento y marea. Seguro que más adelante sacarás provecho del ejemplo que les has dado”, finaliza Stephanie Schneider.

Para leer:

El primer año es fundamental, Penelope Leach, Ediciones B.

Terra