Embarazo

publicidad
22 de noviembre de 2012 • 01:52 PM • actualizado a las 03:15 PM

Las relaciones sexuales ¿adelantan el trabajo de parto?

Muchas mujeres piensan que el sexo puede inducir el trabajo de parto y los científicos plantearon explicaciones biológicas. Una es que el semen contiene una sustancia similar a las hormonas, la prostaglandina, que se utiliza en forma sintética para inducir el trabajo de parto.
Foto: Thinkstock

A pesar de la creencia popular de que las relaciones sexuales al final del embarazo pueden adelantar el trabajo de parto, un estudio realizado en Malasia no pudo comprobarlo en un grupo mujeres que habían tenido sexo o no estando casi a término.

"No haber hallado una asociación nos desilusionó un poco", dijo el doctor Tan Peng Chiong, profesor de obstetricia y ginecología de la Universidad de Malasia y coautor del estudio.

"Habría sido bueno para las parejas contar con un método seguro, efectivo y hasta divertido de adelantar el trabajo de parto, si así lo querían", agregó.

El experto dijo que muchas mujeres piensan que el sexo puede inducir el trabajo de parto y los científicos plantearon explicaciones biológicas. Una es que el semen contiene una sustancia similar a las hormonas, la prostaglandina, que se utiliza en forma sintética para inducir el trabajo de parto.

Otras son que la estimulación mamaria acelera esa inducción y que el orgasmo provoca las contracciones uterinas.

En BJOG, el equipo publica los resultados de un estudio sobre más de mil 100 embarazadas que participaron voluntariamente. Todas estaban entre las semanas 35 y 38 de gestación (un embarazo dura 40 semanas) y ninguna había tenido relaciones sexuales en las seis semanas anteriores.

Un médico le recomendó a la mitad del grupo tener relaciones sexuales con frecuencia como una forma de acelerar el trabajo de parto de manera segura. A la otra mitad, se le dijo que tener sexo en el embarazo era seguro, pero que se desconocían sus efectos en el trabajo de parto.

Luego, el equipo siguió a las mujeres para determinar la duración del embarazo y si necesitaban alguna intervención clínica para iniciar el trabajo de parto.

El 85 por ciento del primer grupo y el 80 por ciento del grupo de control tuvieron relaciones sexuales -tres versus dos veces- durante el resto del embarazo.

Pero el porcentaje de inducción del trabajo de parto fue similar para ambos grupos: el 22 y el 20,8 por ciento, respectivamente, una diferencia que los autores atribuyeron al azar.

En los dos grupos, el embarazo duró en promedio unas 39 semanas.

El doctor Jonathan Schaffir, profesor asociado de obstetricia y ginecología de la Facultad de Medicina de la Ohio State University, opinó que los resultados respaldan la idea de que tener relaciones sexuales no induce el trabajo de parto. De hecho, dijo que no se lo recomendaría a sus pacientes sólo con esa finalidad.

"Aunque el estudio no detectó ningún aumento o una disminución del curso del trabajo de parto, refuerza la idea de que tener relaciones sexuales es seguro si así lo desea la pareja", dijo.

Tan consideró que los resultados demuestran que el embarazo evolucionó para ser resistente a cualquier alteración: "El embarazo humano es muy fuerte ante algo tan sencillo como el sexo y, desafortunadamente para nosotros, parece serlo hasta el final".

Reuters en español Reuters - Esta publicación incluye información y datos que son de propiedad intelectual de Reuters. Queda expresamente prohibido su uso o el de su nombre sin la previa autorización de Reuters. Reservados todos los derechos.