publicidad
17 de septiembre de 2012 • 03:46 PM

El consumo de antioxidantes mejora la calidad del semen

Hombres que consumen más cantidad de vitaminas C y E, folato y zinc tienden a tener menos rupturas de la cadena de ADN del semen.
Foto: Thinkstock
 

Un estudio sugiere que los hombres de más de 45 años que ingieren suficientes antioxidantes con la alimentación tendrían semen de mejor calidad que aquellos que carecen de esos nutrientes.

Un equipo halló que los mayores de 45 años que consumían más vitaminas C y E, folato y zinc tendían a tener menos rupturas de la cadena de ADN del semen, una medida de su calidad genética, que disminuye con la edad.

Los resultados publicados en Fertility and Sterility no prueban que los antioxidantes mejoran directamente la calidad del semen o refuerzan la posibilidad de lograr un embarazo saludable.

"Las personas que comen bien probablemente tienen otros hábitos saludables", indicó el autor principal, Andrew J. Wyrobek, del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, California. Pero no fue la alimentación general lo que estuvo asociado con la calidad del semen. "Fueron los antioxidantes", dijo.

Los antioxidantes eliminan las especies reactivas del oxígeno, que son los desechos del metabolismo celular y que pueden causar daño genético. Eso no significa que los hombres deben empezar a consumir suplementos para mejorar el semen. En el estudio, hasta los participantes con los espermatozoides de mejor calidad consumían las dosis recomendadas, ya sea a través de la comida o de píldoras.

El estudio incluyó 80 hombres saludables y no fumadores de entre 22 y 80 años; todos respondieron un cuestionario sobre la dieta y el consumo de suplementos, y entregaron muestras de semen.

Los mayores de 45 años que más vitamina C consumía tenían un 20 por ciento menos daños en el ADN que los que ingerían menos vitamina. Esos participantes consumían 700 mg de vitamina C por día; la dosis recomendada para los hombres es de 90 mg, pero se considera seguro un consumo de hasta 2.000 mg.

Los resultados se mantuvieron tras considerar el consumo de vitamina E, zinc y folato, aunque las diferencias en el daño del ADN del semen fueron menores. Los que más antioxidantes consumían, lo hacían en dosis más altas que las recomendadas, pero dentro del rango seguro.

El consumo diario recomendado de vitamina E es 15 mg (y no más de 1.000 mg); de zinc, 11 mg (y no más de 40 mg), y de folato, 400 mg (no más de 1.000 mg).

El equipo no halló relación entre el consumo de antioxidantes y la calidad del semen en los más jóvenes. Para Wyrobek, eso sería porque el cuerpo joven padece menos "estrés oxidativo" o es más eficiente para neutralizarlo.

Ningún participante tenía problemas de fertilidad y Wyrobek dijo que los resultados no sugieren que consumir una gran cantidad de antioxidantes podría curar la infertilidad, que puede tener una gran cantidad de causas, por lo que las parejas que no pueden concebir no deberían poner todas sus esperanzas en las vitaminas.

Aun así, Wyrobek comentó que los resultados respaldan las recomendaciones para una buena salud general: tener una alimentación nutritiva y rica en antioxidantes.

Reuters en español Reuters - Esta publicación incluye información y datos que son de propiedad intelectual de Reuters. Queda expresamente prohibido su uso o el de su nombre sin la previa autorización de Reuters. Reservados todos los derechos.