Vida y Estilo

publicidad
25 de agosto de 2011 • 05:20 PM • actualizado el 30 de agosto de 2011 a las 08:08 AM

Cirugías estéticas adolescentes ¿necesidad o vanidad?

Papi y mami... de regalo quiero hacerme una cirugíaHaz clic para ver el video en Terra TV
Papi y mami... de regalo quiero hacerme una cirugía

Reportajes Terra: Serie Exclusiva

Por: Tania Luviano

Hoy en día, no es extraño que una adolescente en vez de pedir de regalo a sus padres como un auto, una fiesta o un viaje a Europa, desee una cirugía plástica.

Revistas, Internet, películas espectaculares. A diario las jovencitas son bombardeadas con imágenes de mujeres cuya belleza parece de otro mundo, belleza que en muchas ocasiones es falsa gracias a la tecnología, que permite alterar desde fotos hasta imágenes en televisión.

Sin embargo las adolescentes parecen ignorar esto y buscan ser una copia en carbón de estrellas de Hollywood, como Penélope Cruz, Salma Hayek y  Jessica Alba, por mencionar algunas.

En el 2008 cerca de 300,000 adolescentes se sometieron a cirugía plástica, esto  de acuerdo a la Asociación Americana de Cirujanos Plásticos,  número que  va en aumento y lo peor de todo es que las jóvenes piensan que cambiar su nariz, o aumentarse los senos va a curar sus inseguridades.

Elizabeth Verduzco, “Deseaba tanto cambiar mi cuerpo que no me importó el riesgo”

“Me operé entrepierna, estómago, espalda, abajo del brazo, papada y los seno,” dice Elizabeth Verduzco de 19 años de edad, cuya  motivación principal para someterse al bisturí fue elevar su  autoestima, “Siempre me quería ver como las demás muchachas delgadas y de  buen cuerpo y yo era llenita y me sentía menos.”

Al ver las fotografías de Elizabeth de pequeña uno ve una niña pasada de peso y que con una sonrisa un poco fingida, “No me gustaba que me tomaran fotos, porque yo no era el tipo de niña que otras personas querían que fuera, o sea delgada,”  asegura  Elizabeth quien es una jovencita con un rostro muy bonito el cual dice no es suficiente, “La gente se basa en el cuerpo y no se fijan en la personalidad o cara, lo que cuenta es la apariencia total.”

Como muchas jovencitas, Elizabeth creció con una sola cosa en mente, verse como las portadas de  las revistas y actrices de la alfombra roja y al cumplir los 18 años lo único que esta joven deseaba era una liposucción, la cual,  pidió de regalo a sus padres quienes accedieron a darle la mitad del costo, pero eso no fue un obstáculo para Elizabeth, “Yo reuní la otra mitad ahorrando por 3 o 4 años y junté  $4,000  para aumentarme los senos,”  Eran tantas las ganas de Elizabeth de cambiar su imagen física que por años se limitó de comprarse ropa, zapatos, bolsas, a salir con amigas al cine, con tal de ahorrar para cambiar la imagen que veía al verse al espejo.

Elizabeth aún recuerda lo que sintió la primera vez que vio su “Nueva Persona” con cerca de 40 libras menos y con senos aumentados, asegura fue la primera vez  en su vida que fue completamente feliz, “Sentí que había llegado muy lejos y que podía hacer lo que yo quisiera,”  De hecho afirma la única razón por la cual tiene novio es porque cambio su imagen, “Hay tantas muchachas con bonito cuerpo y personalidad que no hubiera tenido muchas posibilidades como ellas la tienen de que mi novio se fijara en mi.”

Nada detiene a las jóvenes para someterse a la cirugía estética

Elizabeth Verduzco no es un caso aislado, hoy en día más que nunca, las jóvenes están obsesionadas con su cuerpo.

Al igual que Elizabeth quien ahorró casi 4 años para reunir parte del dinero de su cirugía, jovencitas hoy en día especialmente de clase media, hacen hasta lo imposible para cubrir los gastos financieros de su transformación física, y no solo eso, las adolescentes no tienen ningún temor a estar horas bajo anestesia y las posibles consecuencias tras la cirugía, “Cuando quieres algo tanto, tomas cualquier riesgo. Igual te puedes morir cruzando la calle” dice Elizabeth un ejemplo de que hoy en día entrar al quirófano es como ir al salón de belleza para muchas jóvenes.

¿Dónde están los padres?

Muchas  jóvenes no tienen permiso de llegar a su casa después de las 2 de la madrugada, o de conducir en la noche o tomar alcohol, sin embargo, sí pueden pagar miles de dólares para ser anestesiadas por horas y que les abran el vientre.

En el caso de Elizabeth Verduzco,  sus padres le dieron $4,000 para su cirugía estética, “Mi mamá dijo que si era algo que me haría feliz que me apoyaba.”

Al cirujano plástico, Caroll Toledo no le sorprende que los padres apoyen a sus hijas en gustos como estos, de hecho le han tocado pacientes jóvenes en donde el novio es quien paga la cirugía plástica, “De una forma u otra alguien les paga las operaciones a la jovencitas.”

Hacerse cirugía plástica está de moda

Tal parece que hoy en día, el ir al quirófano es una moda, especialmente entre jóvenes de 13 y 19 años de edad, “A mi me han llegado jovencitas al consultorio y me dicen ‘¿Doctor usted que me cambiaría de mi cuerpo? Dice el médico cirujano Caroll Toledo quien ha notado un incremento en adolescentes de querer cambiar su aspecto físico, “Pero muchas de ellas no saben ni lo que quieren y para mi eso indica un grave problema psicológico.”

De acuerdo a la Asociación Americana de Cirujanos Plásticos, por cada adolescente que se somete al bisturí,10 más están en la Internet investigando el procedimiento quirúrgico que desean, cada vez que van al gimnasio, en graduaciones o en fiestas con amigas.

Cirugías más comunes y riesgos

Los procedimientos más solicitados son rinoplastia (Cirugía de la nariz), liposucción, orejas, aumento o disminución de senos, “Lo recomendable es que las jóvenes se operan la nariz o se hagan liposucción después de los 15 años cuando su cuerpo ya está más maduro,” dice el cirujano plástico, el Dr. Toledo y para una cirugía de senos a los 18 años ya que estos dejaron de crecer.

Como en cualquier cirugía existen riesgos, por lo que el Dr. Toledo recomienda, en especial a los padres que desean regalar una cirugía plástica a sus hijas, que investiguen acerca de los médicos y clínicas certificadas y reconocidas, (www.plasticsurgery.org) “Hay médicos que no son cirujanos plásticos y ofrecen a las jóvenes hacerles el famoso “Tummy Tuck” o liposucción, eso es una señal de alerta de peligro” dice el cirujano plástico.

Pero además del lado físico existe el aspecto psicológico,  por lo que antes de que una joven se someta a una cirugía plástica es importante primero: que la adolescente identifique el cambio en su cuerpo que desea, además evaluar la verdadera motivación  del por qué la jovencita desea someterse al bisturí, “Me han tocado casos en donde las jóvenes están atravesando por una crisis emocional,” dice el cirujano Toledo,  quien añade "el problema es que la joven puede arrepentirse ya que las cirugías plásticas no son la cura para la depresión o inseguridades y son cambios irreversibles".

Terra