Casa

publicidad
28 de noviembre de 2012 • 09:58 AM

Calentadores decorativos con mucho estilo

Los radiadores pasan a ser un elemento puramente decorativo
Foto: EFE en español
 

 

El diseño también se vuelca en los radiadores, que han dejado de ser una pieza funcional para transformarse en un elemento más de la decoración.

 Crear el verdadero ambiente de hogar tiene mucho que ver con la capacidad de saber establecer la temperatura adecuada: ni excesivo frío en verano ni un calor extremo en invierno.

A pesar de que las viviendas actuales gozan de un aislamiento térmico adecuado lo cierto es que no siempre es suficiente para obtener una buena temperatura en casa. Cuando la calefacción es individual la elección de los radiadores pasa a ser una cuestión que excede su sentido práctico.

Los radiadores han tenido una gran evolución a lo largo del tiempo y además de la solidez que se les presupone y de su capacidad como elementos de calor, lo cierto es que su diseño ha ido ganando enteros en el apartado de la decoración. Ya no es necesario enmascararlos.
 
Horizontales o verticales. Del suelo hasta el techo o tan pequeños como efectivos; tubulares e incluso la máxima novedad: de cristal. Además de contar con acabados tan elegantes como el cobre flameado son algunas de las posibilidades. De atractivas y sinuosas curvas o de líneas rectas lo cierto es que se trata de una nueva tendencia a la que nos podemos apuntar sin riesgos.

Las posibilidades son enormes, según el espacio del que se disponga. Los radiadores decorativos son un punto donde marcar la diferencia sin tener que perder capacidad de calor y confort. 

La firma Irsap es una de las grandes especialistas en crear "calor de hogar" y precisamente sus responsables indican que los radiadores han dejado de “ser una pieza funcional sin más”.

Sus radiadores diseñados en acero son toda una apuesta para la pared. Incluso uno de sus modelos más clásicos el Squared, compuesto por un radiador tubular de agua ha sufrido para mejorar una pequeña transformación y se le ha incorporado un accesorio en forma de cuadrícula como si de una escultura se tratase. Todo ello, sin que las prestaciones energéticas que ofrece dejen de ser de una alta calidad.

Calor en cristal

Uno de los últimos diseños presentados, de los más innovadores del momento, es un radiador fabricado en cristal laminado, una loa a la ligereza y la transformación de los materiales en este tipo de elementos.

Tanto en la versión transparente como la "fumé", Ego Eléctrico es un radiador eléctrico cuya estructura está formada por dos láminas de tan sólo seis milímetros de espesor y con una profundidad total de 12. Líneas puras, aptas para cualquier estancia en la que desee que el calor se perciba, pero aquello que lo irradia no se identifique como tal si no como un elemento más de la decoración.

A pesar de la originalidad de su diseño, se le puede añadir un soporte para toallas de acero cromado regulable en caso de que su ubicación sea en el cuarto de baño.
 
Para la zona más íntima de la casa uno de los elementos más cómodos es que el radiador incorpore la función de toallero y así permita secar los textiles de baño. El modelo Cruise de Irsap consigue mantener la temperatura ambiente mientras algunos de sus tubos sobresalen haciendo curva permitiendo así que las toallas siempre estén secas y listas tras el baño.

Su gran potencia calefactora hace que el ambiente se mantenga a la temperatura ideal, mientras que sus tubos sobresalientes en curva mantienen una función de toallero, manteniendo los textiles estén siempre secos y listos para usar tras un baño.

Está fabricado en acero, y sus dimensiones con tubos horizontales de 25 milímetros de diámetro y su generosa longitud es apto para baños amplios. 

Amplias propuestas para conseguir un calor que respeta el medio ambiente

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.